Síntomas del hígado graso

Los síntomas del hígado graso son relativamente simples de detectar.

Síntomas del hígado grasoNo obstante, estos síntomas, pueden ser confundidos con los de otras enfermedades.

  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Pérdida de peso, sin realizar dietas
  • Vómitos
  • Inapetencia
  • Fatiga

Es necesario indicar además que en un alto porcentaje de casos el hígado graso es asintomático. Sólo se detecta a través de análisis clínicos realizados en el paciente.

Tratamientos para los síntomas del hígado graso

Todas las personas que tengan los síntomas del hígado graso deben ser tratada por un profesional médico. Así podrán recibir un diagnóstico preciso y un tratamiento acorde a su situación particular.

En general se intenta eliminar la causa que origina el hígado graso. En el caso del alcoholismo debe cesar su consumo de forma absoluta.

Combatir la obesidad, controlar la diabetes y evitar consumir medicamentos sin la indicación de su médico ayudarán en gran medida a controlar el hígado graso.

Luego de tres o cuatro semanas de tratamiento estricto los síntomas del hígado graso comenzarán a ceder. Su médico realizará nuevos estudios, incluyendo una ecografía, una biopsia de hígado con el fin de determinar el estado actual y los pasos a seguir.

Síntomas de la esteatosis hepática

Aunque popularmente se la conoce como hígado graso, la esteatosis hepática es el nombre exacto de esta afección. Se produce cuando el hígado sufre una fuerte acumulación de triglicéridos.

Aunque invisible, el primer síntoma de la esteatosis hepática es el agrandamiento del hígado. En él se produce la aparición de diferentes acumulaciones de grasa pueden ser observadas con diferentes estudios. Estas pueden ser observadas a través de diferentes estudios y su apariencia es similar a las de la imagen

Una de las principales causas por las cuales se produce el hígado graso es el alto consumo de alcohol. No obstante, no es el único motivo por el cual se genera, a estos casos se los considera “esteatosis hepática no alcohólica”.

Todos estos síntomas del hígado graso o la esteatosis hepática deben ser controlados para evitar mayores inconvenientes que pueden llevar incluso a la aparición de enfermedades más graves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.