Síntomas de un lipoma

Aprende acerca de los síntomas de un lipoma, conociendo de que se trata y los tratamientos existentes.

Síntomas de un lipomaEn muchos casos los síntomas de un lipoma son inexistentes para aquella persona que lo padece. No obstante, en aquellos casos en los cuales si pueden ser detectados sin estudios previos se encuentran los siguientes signos.

  • Protuberancias en la piel que, en realidad, se encuentra debajo de esta
  • Dolor, en la zona afectada (pies, manos, brazos, piernas, etc.)
  • Piel sensible, en ciertos casos es posible que la piel se vuelva sensible en la zona donde se encuentra en lipoma

Cuándo recurrir al médico por los síntomas de un lipoma

En caso de detectar los síntomas de un lipoma, especialmente una protuberancia en la piel, debemos recurrir a un profesional médico que realice los estudios necesarios del caso. Así se podrán detectar el origen de los síntomas permitiendo diferenciar entre esta u otra afección.

Generalmente no se realiza ningún tipo de tratamiento para los lipomas. Al tratarse de una cuestión más bien estética tanto del profesional como el paciente deciden no realizar ningún tipo de acción en consecuencia.

En otros casos se puede recurrir a una cirugía ya que resultan fácilmente operables. Se extrae el lipoma y sólo puede haber inconvenientes cuando este sea lo que en zonas sensibles.

Tipos de lipomas

Los lipomas se forman por la acumulación de células grasas que forman un tumor benigno. El mismo se aloja debajo de la piel y afecta generalmente a las piernas, la espalda, el abdomen y los brazos.

En la mayoría de los casos se realizará una biopsia del tejido para poder determinar de forma fehaciente la presencia del lipoma.

La realización una biopsia permite además descartar la presencia de un liposarcoma, un tipo de tumor maligno que suele presentar los mismos síntomas. Con este tipo de estudio del diagnóstico certero y no deja lugar a dudas sobre qué tipo de afección existe.

Los síntomas de un lipoma afectan principalmente a personas de más de 20 años de edad, raras ocasiones pueden encontrarse en alguien más pequeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.