Síntomas del dedo en gatillo

Los síntomas del dedo en gatillo se presentan a causa de un problema en los tendones de los dedos.

Síntomas del dedo en gatilloPrecisamente, son los síntomas de esta afección los que permiten detectar la enfermedad en una primera instancia.

Se trata de una enfermedad progresiva y que se produce en la llamada vaina tendinosa, esta envuelve al tendón. Progresivamente se forma un nudo debido al engrosamiento de esta vaina tendinosa.

Síntomas de la tendosinovitis estenosante

Quienes sufran de dedo en gatillo o, también llamada, tendosinovitis estenosante podrán detectar los siguientes síntomas:

  • Problemas para mover los dedos
  • Problemas para estirar
  • Engrosamiento de los nudillos

Los problemas de motricidad se presentan con mayor frecuencia durante las horas de la mañana. Además, una vez que se logra mover los dedos suele oírse un chasquido producido en la zona de los nudillos.

Cómo actuar ante los síntomas del dedo en gatillo

La falta de motricidad se ve agravada sí los dedos en gatillo permanecen sin ningún tipo de tratamiento a lo largo del tiempo.

Por esta causa es necesario recurrir a un profesional médico, preferentemente un traumatólogo o reumatólogo, para recibir un diagnóstico apropiado en forma y tiempo.

Además de una serie de preguntas y una observación de las manos, su médico solicitará una serie de estudios con el fin de descartar otras afecciones tales como la diabetes, la artritis reumatoide y el síndrome del túnel carpiano.

En la mayoría de los casos el tratamiento consiste en una intervención quirúrgica. Mediante la misma se trabaja sobre la vaina tendinosa con el fin de que libere la zona y pueda retomarse el movimiento natural de los dedos.

En casos puntuales, en los cuales los síntomas del dedo en gatillo son leves, puede recurrirse a la utilización de diferentes tipos de fármacos antiinflamatorios. Esta forma se elimina cualquier tipo de molestias y, mediante la fisioterapia, se intenta recuperar la movilidad de los dedos.

Síntomas de la bursitis

Conozcamos los síntomas de la bursitis, esta produce en los pacientes un dolor que llega a incapacitar ciertos tipos de movimientos.

Síntomas de la bursitisLa bursitis es producida a causa de las bursas, éstas son bolsas que se desarrollan provocando un fuerte dolor.

Sus principales síntomas son:

  • Dolor en codos
  • Dolor en la cadera
  • Dolor en los hombros
  • Dolor en la pelvis
  • Dolor en los dedos del pie
  • Dolor en los talones
  • Dolor en las rodillas

En cualquiera de las zonas nombradas como focos del dolor puede producirse una inflamación visible. Además, el dolor puede presentarse ante el movimiento de la articulación o mediante el tacto de la misma.

Cómo proceder ante los síntomas de la bursitis

Ya que la bursitis aparece generalmente ante el uso intensivo de una articulación a lo largo de un prolongado tiempo, en caso de que usted detecte cualquiera de los síntomas nombrados anteriormente deberá consultar a un profesional médico traumatólogo.

Un traumatólogo puede llevar a cabo el diagnóstico a través de una serie de estudios. Se incluye en los mismos la extracción de líquido en las articulaciones inflamadas con el fin de realizar una biopsia.

Tratamientos para la bursitis

Generalmente los tratamientos para la bursitis están orientados a reducir los síntomas nombrados anteriormente. Es así entonces que se intentará disminuir el dolor mediante la eliminación de la inflamación de la articulación.

En muchos casos es posible que la bursitis desaparezca luego de un período de tiempo y sin la realización de tratamientos. Por supuesto, debemos evitar cualquier tipo de esfuerzo que exija a la articulación afectada.

Su médico determinará si la bursitis es aguda, en la cual la piel en la zona de la articulación se vuelve de un color rojizo y se eleva la temperatura. La bursitis crónica se produce a causa de la bursitis aguda, la falta de tratamiento y sobre exigir a la articulación desembocan en este tipo o variante de la enfermedad.

En general los síntomas de la bursitis pueden extenderse durante varias semanas o incluso meses y reaparecer con facilidad en caso de que no se reciba el tratamiento adecuado.

Síntomas de la ciática

Los síntomas de la ciática se producen debido a un dolor en el nervio ciático.

Síntomas de la ciáticaGeneralmente, este nervio, se ve agarrotado provocando el fuerte dolor tan característico de la afección. Estos son los síntomas más comunes que presenta una persona que sufre de dolores en el nervio ciático.

  • Dolor en la parte inferior de la espalda
  • Dolor en la pierna

Estos dolores pueden incrementarse cuando la persona tose o también cuando se presiona en las zonas de dolor.

Qué hacer con los síntomas de la ciática

Sí usted detecta los síntomas de la ciática deberá recurrir a un médico traumatólogo con el fin de obtener un diagnóstico preciso por parte de un profesional. Existen muchos nervios que pueden provocar dolor en el cuerpo, muchos de estos se extienden a través de diferentes regiones.

Su médico realizará las pruebas necesarias con el fin de poder diagnosticar la ciática. Entre los estudios al llevar a cabo se encuentra la realización de un examen físico. No obstante este debe ser complementado con radiografías, ecografías y tomografías computarizadas.

Cuidados ante el dolor de ciática

En general, los tratamientos para el dolor de ciática o dolor del nervio ciático están orientados a reducir los síntomas presentes. La utilización de analgésicos, generalmente a través de vía sanguínea, suele resultar muy efectivo para el paciente.

Su médico le indicará cuales el mejor procedimiento al llevar a cabo con el fin de obtener un tratamiento adecuado a su situación. En casos específicos suele ser recomendada la realización de una intervención quirúrgica.

El dolor en el nervio ciático resulta un verdadero inconveniente para los pacientes afectando directamente a la calidad de vida. La evolución es favorable en la mayoría de los casos realizando la terapia adecuada.

Una vez que hayan desaparecido los síntomas será necesario mantener los cuidados y la prevención por el resto de la vida con el fin de evitar una posible aparición.

Síntomas de los acúfenos

Indicaremos aquí cuáles son los síntomas de los acúfenos:

Síntomas de los acúfenosEste es un malestar que aqueja a muchas personas alrededor del mundo y que puede volverse un verdadero inconveniente. Antes de continuar debemos indicar que la prolongada exposición de una persona a sonidos fuertes, como así también el estrés de la vida cotidiana son factores que promueven el desarrollo de un acúfenos.

Si aún no conoces lo que son y lo que significan los acúfenos puede leer la sección indicada como “Más datos sobre los acúfenos” descrita más abajo.

Con respecto a los síntomas podemos indicar los siguientes:

  • Problemas de concentración
  • Problemas para dormir
  • Irritabilidad
  • Cefalea
  • Dolor en los oídos
  • Bruxismo
  • Presionar la mandíbula de forma inconsciente
  • Vértigo
  • Problemas para oír
  • Mayor sensibilidad a los sonidos altos
  • Vahído
  • Depresión
  • Sentir miedo de forma inexplicable

Qué hacer ante los síntomas de los acúfenos

En general, una persona se decide a actuar ante los síntomas de los acúfenos cuando estos resultan un verdadero inconveniente. Siempre será más provechoso recurrir al médico de forma temprana con el fin de obtener un diagnóstico preciso lo antes posible.

Si usted detecta cualquiera de los síntomas anteriormente nombrados es recomendable realizar una visita lo antes posible. En caso de proceder, y considerar que se trata de acúfenos el especialista médico a consultar debería ser un otorrinolaringólogo.

Entre otras pruebas médicas se realizará una exploración otorrinolaringológica y una prueba de audición para controlar el estado del oído.

Es necesario indicar que existe una gran cantidad de estudios que su médico puede decidir realizar en caso de no lograr un diagnóstico con los primeros exámenes. Entre ellos: análisis de sangre, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas, pruebas de equilibrio, audiométricas, etcétera.

El tratamiento a realizar en caso de detectar un acúfeno dependerá del tiempo que este persista dividiéndose en: Agudos, Subagudos y Crónicos.

En algunos casos se recurre a la utilización de soluciones glucosalinas administradas por vía intravenosa. Existen además antiinflamatorios que pueden resultar útiles para reducir el sonido cuando éste se encuentra dentro de la categoría de los agudos.

En caso de existir pérdida de audición será necesario sopesar la utilización de un audífono. En general esta solución suele permitir a la mayoría de los pacientes volver a realizar sus actividades cotidianas.

Más datos sobre los acúfenos

Cuando nos referimos a los acúfenos estamos haciendo referencia a un tipo de sonido totalmente subjetivo, o la percepción de éste por parte del paciente. Debemos tener en cuenta además que existen otros sonidos que también sólo pueden ser percibidos por una persona y no por el resto, en este caso se puede tratar de sonidos reales aunque se encuentran en el interior del oído.

En realidad, los acúfenos no se consideran una enfermedad sino que es una manifestación o síntoma de otras patologías.

Los síntomas de los acúfenos limitan las tareas cotidianas del paciente, en general comenzando por el trabajo ya que impiden el correcto descanso durante el horario nocturno.

Síntomas de la fiebre amarilla

Los síntomas de la fiebre amarilla hacen su aparición cuando una persona se ve infectada por este virus.

Síntomas de la fiebre amarillaEsta es una enfermedad vírica que es transmitida de un ser humano a otro a través del mosquito.

Existen una serie de síntomas clásicos que podemos nombrar para el paciente con fiebre amarilla:

  • Dolor muscular
  • Dolor articular
  • Dolor de cabeza
  • Inapetencia
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Color amarillento en la piel (ictericia)

Estos síntomas suelen prolongarse por unos cuatro días aproximadamente. Unas 24 horas después la enfermedad provocará problemas en diferentes órganos tales como: el hígado, los riñones y el corazón.

Otros síntomas comunes son:

  • Sangrado
  • Enrojecimiento del rostro y la lengua
  • Ojos inyectados en sangre
  • Delirio
  • Ritmo cardíaco irregular (arritmia)

Qué debo hacer con los síntomas de la fiebre amarilla

Siempre que usted detecte los síntomas de la fiebre amarilla deberá recurrir a un profesional médico lo antes posible. Un centro de atención primaria podrá también brindarle los cuidados básicos con el fin de recibir ayuda especializada de forma posterior.

En caso de que usted haya viajado a zonas donde la enfermedad se encuentre declarada deberá indicarle a su médico todos los datos al respecto.

La realización de un examen de sangre podrá determinar de forma fehaciente la presencia de la fiebre amarilla.

Ya que no existe un tratamiento que actúe de forma específica para la fiebre amarilla se intentará reducir los síntomas mediante la realización de diálisis, la administración de líquidos por vía intravenosa y la utilización de hemoderivados.

Fiebre amarilla y malaria

La fiebre amarilla y la malaria (paludismo) son transmitidas al ser humano a través de los mosquitos. Tal vez este sea el único punto en común que tienen ambas enfermedades ya que son generadas por dos agentes diferentes.

Mientras que la fiebre amarilla la produce un virus, la malaria es causada por un parásito.